Los genes del aprendizaje

Gracias a los grandes avances de las neurociencias han descubierto como mejorar el rendimiento académico en los niños y jóvenes; el secreto es, el ejercicio.

El realizar ejercicio de resistencia no solo ayuda a la salud física, pues estudios recientes realizados por el Departamento de Biología Celular de la Facultad de Medicina de Harvard han comprobado como el cerebro segrega una sustancia llamada Irisina, la cual es segregada al realizar actividad física que al estimular el área del hipocampo activa los genes del aprendizaje y la memoria, mejorando el desarrollo de las funciones cognitivas.

Debido ha esto, algunos organismos gubernamentales de la educación a nivel mundial han efectuado adecuaciones en sus programas, algunos de estos cambios consisten en la realizar de actividad física todos los días.

Los beneficios específicos en los procesos de aprendizaje son los siguientes:

-Mejora en la atención y concentración.

-Los niños son menos propensos a desarrollar depresión o de ansiedad.

-Mejora su estado anímico y emocional.

-Fomenta la confianza en si mismo

-Adquiere valores como: la constancia, perseverancia, compañerismo, esfuerzo, trabajo en equipo, la disciplina, entre muchos otros.

Así es que, si notas que tus alumnos empiezan a distraerse un poco, no ves resultados en sus aprendizajes, o quieres potencializar sus capacidades, no lo dudes más y pon a tus alumnos a hacer ejercicio.

Si quieres saber más sobre Neuroeducación, síguenos en Facebook como Rosy Cisneros Neuroeducadora y mantente al tanto de nuestros artículos, capacitaciones y cursos que tenemos para ti.